El Tiempo en Muñiz


"no hay motivo para hacer fiesta patria cuando buena parte de nuestro pueblo no se siente invitado" dijo el Arzobispo en el Tedeum


Jueves, 25 de Mayo de 2017

Mauricio Macri concurrió hoy al tedeum por el 25 de mayo en la catedral metropolitana. Allí debió escuchar al arzobispo porteño Mario Poli remarcar que no hay motivos para festejar “cuando buena parte de nuestro pueblo no se siente invitado” porque “carece de lo necesario para una vida digna”. El cardenal primado de la Argentina dijo también que "la inequidad genera violencias".

Macri participó del tedeum junto a su esposa Juliana Awada y ministros y funcionarios de su gobierno. También participaron de la ceremonia religiosa representantes de los otros poderes del Estado.

"Estoy bien. Fue una descompensación con la altura, el cansancio acumulado del viaje no recuperado por Asia, fue un momento feo pero no fue nada grave", había despejado el propio Macri temprano por la mañana las dudas planteadas acerca de su presencia en la homilía de Poli.

El presidente se descompuso ayer en Quito, adonde fue para la ceremonia del traspaso de mando de manos de manos de Rafael Correa a su vice. Macri explicó que fue por "la falta de oxígeno y la altura". "Me bajó la presión, tuve que hacer reposo hasta emprender la vuelta. Me chequearon acá cuando llegamos a las 3 de la mañana y me dijeron que estaba bien".

Lo primero que hizo Macri hoy fue compartir un chocolate con churros con funcionarios del Gobierno en la Casa Rosada. Con ellos fue luego caminando desde allí hasta la catedral metropolitana.

"La solución a nuestros desafíos internos, algunos estadistas lo llaman deuda social interna, depende prioritariamente de nosotros", expresó durante su homilía Poli. Después llamó a dejarse “interpelar por la realidad humana que vivimos” y apuntó: “Muchos pueden pensar que no hay motivo para hacer fiesta patria cuando buena parte de nuestro pueblo no se siente invitado, porque no posee igualdad de oportunidades y carece de lo necesario para una vida digna".

El arzobispo porteño también alertó que “la inequidad genera violencias”. Y sostuvo que “las estadísticas veraces son muy buenas porque nos advierten dónde estamos parados y nos animan a encarar soluciones. No obstante, los porcentajes invisibilizan el dolor de las familias que sufren la postergación y el desánimo”.

Tras escuchar el sermón de Poli, Macri  siguió con las actividades vinculadas por la celebración del aniversario de la Revolución de Mayo.Compartió con integrantes de organizaciones sociales la tradición de comer locro. La actividad la organizó la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y se desarrolló en el Museo del Bicentenario.

Números Anteriores