Interés General - Derechos Humanos

Homenaje en el ex Pozo de Banfield a los estudiantes de La Noche de los Lápices

Martes, 15 de Septiembre de 2020

Será en el lugar que ocupó el ex Centro de Detención Tortura y Exterminio Pozo de Banfield, que funcionó durante la última dictadura en la Brigada de Investigaciones de esa ciudad, donde estuvieron cautivos los estudiantes secundarios platenses.

Autoridades de derechos humanos de Nación y la provincia de Buenos Aires realizarán mañana un acto en homenaje a los estudiantes secuestrados y desaparecidos en el episodio conocido como La Noche de los Lápices, ocurrido el 16 de septiembre de 1976, en el centro clandestino donde estuvieron cautivos y fueron torturados, informó la Subsecretaría de Derechos Humanos bonaerense.

Se trata del ex Centro de Detención Tortura y Exterminio Pozo de Banfield, que funcionó durante la última dictadura en la Brigada de Investigaciones de esa ciudad, donde estuvieron cautivos los estudiantes secundarios platenses.

La Subsecretaría de Derechos Humanos bonaerense, a cargo de Matías Moreno, informó que a las 15 se hará el acto en el que participarán también el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla; una representante de la Mesa por la Memoria Verdad y Justicia Ex Pozo de Banfield y autoridades del Municipio de Lomas de Zamora.

El homenaje se transmitirá por el canal de Youtube de la Subsecretaría de Derechos Humanos: Derechos Humanos PBA.

La noche del 16 de septiembre de 1976 se inició un operativo conjunto de efectivos policiales y del Batallón 601 de Ejército para capturar a 9 jóvenes que tenían entre 16 y 18 años, y en su mayoría eran integrantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), y reclamaban por el boleto estudiantil secundario gratis.

Claudio De Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro fueron arrancados de sus domicilios esa noche; en tanto el 17 los represores apresaron a Emilce Moler y Patricia Miranda.

Cuatro días después fue detenido Pablo Díaz, quien formaba parte de la Juventud Guevarista, un grupo vinculado al Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT).

Fueron conducidos al centro clandestino de detención "Arana", donde se los torturó durante semanas, y luego se los trasladó al Pozo de Banfield.

Moler, Díaz y Miranda recuperaron la libertad tras permanecer varios años entre cautivos y detenidos, en tanto los seis restantes permanecen desaparecidos.