Internacionales - Coronavirus

Alemania prepara más restricciones por la segunda ola de coronavirus

Lunes, 16 de Noviembre de 2020

Desde el inicio de la pandemia, Alemania registró 806.983 casos, y 12.577 muertos

Durante la primera ola de Covid-19, el país se vio relativamente poco afectada, pero actualmente enfrenta un gran aumento de los contagios desde hace varias semanas.

La jefa de Gobierno alemán, la canciller Angela Merkel, se reunirá con los gobernadores de los estados federados en busca de consenso para restringir de nuevo los contactos sociales, imponer el uso de tapabocas en las escuelas y reducir el tamaño de las clases para frenar la segunda ola de coronavirus, según un proyecto de acuerdo.

"Se necesitan nuevos esfuerzos para contener los contagios", afirmó el Gobierno de Merkel en el documento con las nuevas medidas que dijo haber tenido acceso al texto.

Tras una primera batería de restricciones impuestas a principios de noviembre, la canciller y los líderes de los 16 estados federados se reunirán hoy para hacer el balance de la situación sanitaria.

Berlín propone que los alemanes limiten sus contactos a los "miembros del hogar y a un máximo de dos personas de otro".

Para poder mantener las escuelas abiertas, el Gobierno contempla dividir las clases en grupos para reducir la cantidad de alumnos -una alternativa sería encontrar aulas más grandes- e imponer un uso generalizado del tapabocas, tanto "para los profesores como para los alumnos" e incluso durante las clases.

El ministro de Economía, Peter Altmaier, sugirió este fin de semana dar clases en hoteles o restaurantes, actualmente cerrados por la situación sanitaria.

El Gobierno podría imponer una "cuarentena a domicilio" sistemática para las personas que presenten ciertos síntomas, como "tos" o un "catarro".

Durante la primera ola de Covid-19, Alemania se vio relativamente poco afectada, pero hoy enfrenta un gran aumento de los contagios desde hace varias semanas.

En las últimas 24 horas, 10.824 nuevos casos fueron confirmados, una cifra significativamente más baja que los días anteriores, en los que el promedio era de unos 20.000 contagios diarios.

Sin embargo, los fines de semana, los números tienden a ser menores.

Bares, restaurantes, lugares de culto y de ocio cerraron por un mes, hasta finales de noviembre, y los hoteles no pueden acoger turistas.

La semana pasada se vieron las "primeras señales" de mejora en la curva de contagios, según el instituto de vigilancia sanitaria Robert Koch.

Pero "el número de infecciones aún es demasiado alto", declaró ayer el ministro de Economía, echando por tierra las esperanzas de acabar rápido con las restricciones al hablar de aún "cuatro o cinco meses" de medidas.

Desde el inicio de la pandemia, Alemania registró 806.983 casos, y 12.577 muertos.