Internacionales - Crisis en Ucrania - Mariupol - Rusia - Vladimir Putin

Putin da por "liberada" Mariupol

Jueves, 21 de Abril de 2022

El presidente ruso anunció que sus tropas tomaron el control de la ciudad portuaria y ordenó mantener aislados a los últimos combatientes ucranianos atrincherados en la planta industrial de Azovstal sin atacarlos para evitar un alto costo en vidas.

Rusia consideró este jueves terminada la toma de la ciudad portuaria ucraniana de Mariupol, que el presidente Vladimir Putin celebró como un “éxito”, porque asegura a sus tropas la unión de varios territorios leales, mientras al menos cuatro colectivos con civiles pudieron salir de la ciudad, hubo otro intercambio de soldados entre los dos bandos y Kiev se apresta a recibir nueva ayuda militar de sus aliados.

Después de aguantar casi dos meses de asedio y bombardeos a Mariupol, las últimas tropas ucranianas están escondidas en la enorme acería de Azovstal de esta ciudad del mar de Azov, estratégica en el plan de Moscú de unir los territorios prorrusos del Donbass y la península de Crimea, ya anexada en 2014.

Los ultimátums lanzados por Rusia no lograron la rendición de estos soldados, aunque uno de sus comandantes, Sviatoslav Palamar, del batallón Azov, pidió "garantías" de seguridad a los países occidentales para dejar el recinto.

En un encuentro con su ministro de Defensa, Serguei Shoigu, difundido por la televisión, Putin evaluó que “el asalto propuesto de la zona industrial no es apropiado”. “Ordeno anularlo", declaró.

"Se tiene que pensar en la vida de nuestros soldados y oficiales; no se tiene que penetrar en esas catacumbas y arrastrarse bajo tierra", prosiguió, y ordenó un bloque que haga que “no pase ni una mosca".

El ministro Shoigu indicó que unos 2.000 militares ucranianos resisten en ese complejo, refirieron las agencias de noticias AFP, Sputnik y Europa Press.

Casi desde el inicio del conflicto, el 24 de febrero, Mariupol concentró buena parte de la ofensiva rusa. Las autoridades locales temen la muerte de más de 20.000 personas en la localidad, debido a los bombardeos, pero también por la falta de agua, comida y electricidad.

El ejército ruso controla gran parte de la ciudad desde hace días e incluso permitió la entrada de algunos periodistas occidentales que pudieron contemplar sus calles devastadas.

El Kremlin desestimó que los atrincherados en la planta siderúrgica puedan impedir el regreso de la ciudad a la normalidad.

"Los combatientes ucranianos bloqueados en Azovstal no influirán de ninguna manera en la restauración de la vida pacífica en la ciudad", dijo al mediodía el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, citado por Sputnik.

Aunque las evacuaciones de civiles fueron esporádicas y a menudo peligrosas, este jueves hubo otra con cuatro colectivos con civiles, según anunció la viceprimera ministra ucraniana, Irina Vereshchuk.

Quienes abandonan la ciudad hacen un recorrido de 200 kilómetros hasta Zaporiyia, salpicado por numerosos puntos de control en medio de una región inmersa en combates.