viernes 19 de julio de 2024 - Edición Nº458

Política | 26 jun 2024

Judiciales/ El atentado a CFK

Empieza el juicio a “los copitos” por el atentado a Cristina Kirchner

Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Nicolás Carrizo serán juzgados en Comodoro Py por la Justicia Federal. El debate podría durar varios meses.


Desde hoy Comodoro Py será el escenario del juicio contra “la banda de los copitos”, acusados por el intento de asesinato contra la expresidenta Cristina Kirchner. El debate podría durar más de seis meses, ya que se espera que pasen por la sala de audiencias casi 270 testigos.

Sólo tres marginales comenzarán a ser juzgados desde este miércoles por el atentado político más importante desde el regreso de la democracia: el intento de homicidio de la ex vicepresidenta y figura central de la política argentina Cristina Fernández de Kirchner. 

Los imputados por el atentado permanecen detenidos. Se trata de Fernando Sabag Montiel, señalado como la persona que usó el arma con la que pretendía matar a la entonces vicepresidenta; su exnovia Brenda Uliarte, partícipe necesaria y que está acusada de planificar el ataque junto a Montiel; y Nicolás Carrizo, acusado como autor secundario del hecho.

La primera jornada comienza a las 9.30, en la sala AMIA del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6, con la lectura de los cargos contra los tres acusados. Después, los jueces Sabrina Namer, Adrián Grünberg e Ignacio Fornari invitarán a los imputados a que presten declaración indagatoria, si así lo desean, para después comenzar con los alegatos de apertura. Las audiencias se harán una vez por semana, todos los miércoles.

El Poder Judicial permitirá que las cámaras tomen imágenes dentro de la sala este miércoles por única vez, ya que se montó un gran operativo de seguridad para resguardar a los testigos que tendrán que declarar en el juicio. Entre ellos figura Cristina Kirchner, que además es querellante en la causa, aunque se espera que su testimonio se produzca después de la feria judicial de invierno, según confirmó su abogado Juan Manuel Ubeira.

Las calificaciones para los tres “copitos” son graves: por un lado, Sabag Montiel está acusado del delito de “homicidio doblemente calificado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, agravado por el uso de arma de fuego” en grado de autor; a Uliarte se la imputó por el mismo delito, pero como coautora. Por último, a Carrizo lo acusan de ser partícipe secundario.

La fiscal Gabriela Baigún estará al frente de la acusación, junto con la querella integrada por los abogados de Cristina Kirchner, que además de Ubeira estará presidida por el letrado Marcos Aldazábal. Adelantaron que buscará demostrar la premeditación y la gravedad del atentado.

Por su parte, la defensa de Sabag Montiel estará a cargo de Fernanda López Puleiro, quien desde un primer momento intentó demostrar que su defendido no está apto para afrontar un juicio. En tanto, Alejandro Cipolla defenderá a Uliarte, mientras que Gastón Marano será el abogado de Carrizo.

El ataque ocurrió el 1 de septiembre de 2022. Esa noche, la entonces vicepresidenta llegaba a su casa, en la esquina de Montevideo y Juncal, en el barrio porteño de Recoleta, donde la esperaba un enorme grupo de militantes que decidieron mostrarle su apoyo tras ser condenada a 12 años de prisión en la causa Vialidad.

Para la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°2 porteña, a cargo de Carlos Rívolo, el autor material del intento de magnicidio fue Sabag Montiel, un ciudadano brasileño que vivía en el barrio porteño de Villa del Parque.

En el expediente se describe que a las 20.52, el hombre de 37 años, “aprovechando el estado de indefensión” generado por la multitud que se agolpó en la calle para recibirla, apuntó hacia la cara de CFK y apretó el gatillo a corta distancia con una pistola semiautomática calibre.32, pero la bala no salió.

El arma fue encontrada en el lugar de los hechos y el atacante fue detenido por un grupo de militantes de La Campora que auspiciaba de “seguridad”. Haciendo un cordón humano, lograron parar a Montiel cuando intentaba huir de la escena. Después se sumaron tres custodios de Cristina Kirchner, quienes redujeron al atacante y resguardaron la escena.

A metros de él estaba Brenda Uliarte, su pareja. Para la fiscalía, la imputada fue la autora intelectual, acompañando en el hecho y “prestando su apoyo logístico y moral”. Incluso aseguran que conocía el plan homicida y también el arma con el que se iba a ejecutar el crimen.

La mujer fue tomada ese día por una cámara de seguridad municipal del barrio porteño de Recoleta, exactamente a las 21.27. Llevaba una mochila color gris y una bolsa con un paraguas. Por último, la Justicia involucra a Nicolás Gabriel Carrizo, empleador de Montiel y Uriarte en la venta de copos de azúcar.

El líder de la famosa “banda de los copitos” habría intervenido de “forma activa” en la planificación del hecho y hasta le habría dado al atacante un arma para que matara a la vicepresidenta. Sin embargo, esa pistola no fue la usada el día del atentado. Aun así, fue incorporado en el expediente como partícipe secundario.

Desde entonces, la investigación reunió una abundante cantidad de pruebas, incluyendo audios, chats, testimonios y pericias científicas. A cargo de la instrucción de la causa estuvieron la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo.

Entre los elementos más contundentes que se recolectaron desde un principio se encuentran los videos registrados por los seguidores de la expresidenta, quienes estaban filmando con sus celulares la llegada de CFK y captaron el momento del disparo.

A su vez, las cámaras de seguridad de la zona de Recoleta captaron el arribo de los acusados y la posterior huida. Y fueron incorporadas al expediente una gran cantidad de conversaciones de WhatsApp entre los acusados, que revelan la planificación y coordinación del atentado.

Además, el arma utilizada en el intento de asesinato fue encontrada en poder de Sabag Montiel, y se recuperaron registros de movimientos y comunicaciones que vinculan a los tres acusados con la preparación del ataque.

La causa por el atentado a Cristina Kirchner ya tiene cuatro detenidos: las  claves y cómo puede seguir la investigación - Infobae

Para Comodoro Py, no hay nada que investigar :

Un asesor de un diputado asegura haber escuchado a Gerardo Milman, quien aún hoy ocupa una banca de lo que en su momento fue Juntos por el Cambio, poco menos que pronosticar el atentado que –por otra parte- él mismo había sugerido en un proyecto de declaración días antes de que se produjera.

El teléfono de Milman y los de sus secretarias que lo acompañaban cuando supuestamente pronunció aquella frase: “cuando la maten, yo estoy camino a la costa”, fueron borrados en oficinas de la actual ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Milman incluso le entregó a la jueza Capuchetti un teléfono que ni siquiera se vendía en la Argentina cuando ocurrió el ataque.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias